Que es la pronación y cuáles son sus consecuencias

Que es la pronación y cuáles son sus consecuencias

Una característica del acto de caminar que ocasiona muchos trastornos, no sólo en la marcha, sino también en el organismo, es la pronación. Primero debemos entender qué es la pronación para comprender sus consecuencias sobre nuestra salud.

La pronación, es una rotación hacia el interior, que se produce en el pie al caminar y al correr. Dicha rotación es inherente al acto de andar y disminuye el impacto de la marcha. El grado de pronación varía con cada persona y algunos lo hacen hacia dentro (pronación) o hacia fuera (supinación).

Si bien la pronación es un acto natural, lo que puede ocasionar riesgo de lesiones, es la intensidad de la misma, pues afecta la forma de caminar y correr, pudiendo ocasionar daños.

Ahora vamos a la mecánica de la pronación. Ésta se produce en la articulación que está por debajo del tobillo (articulación subastrangaliana) y reailza una rotación hacia dentro del pie, luego que el mismo apoyó en el piso (contacto inicial), como parte del ciclo de la pisada.

La función que cumple la pronación es la de minimizar el impacto inicial del pie con el piso al caminar o correr, para evitar que sea transmitido a la parte superior de la pierna y afecte su mecánica. Otra función que cumple la pronación es la de permitir al pie, reconocer sobre qué tipo de superficie pisa, pues va ajustando el pie paulatinamente al piso.

El pie atraviesa dos etapas en el ciclo de la pisada, la fase de contacto (el pie está en el suelo) y la fase de balanceo (el pie está en el aire). Durante la fase de contacto es cuando se produce la pronación y si la misma no es normal, aparece el dolor.

Cuando el pie se apoya al dar el paso, primero apoya la parte exterior del talón y luego realiza un desplazamiento hacia abajo y se apoya, al tiempo que la pierna gira hacia dentro. Cuando la pronación es excesiva, las fuerzas ocasionadas por la pisada no se distribuyen uniformemente y pueden aumentar las tensiones sobre las rodillas y los talones. Esto no sería problema, pero tengamos en cuenta que a lo largo del día, un humano promedio da entre 5.000 y 8.000 pasos, lo cual es demasiado si estamos sufriendo una tensión mayor de lo normal y va a desencadenar el dolor.

La mejor forma de reducir la pronación y sus efectos es el uso de calzado especial que compense la mala posición del pie al pisar. O sea, debemos utilizar zapatos que reposicionen el pie y redistribuyan las fuerzas que se generan durante la caminata.

Para la corrección del pie podemos utilizar zapatos ortóticos o en su defecto, emplear plantillas ortésicas que complementen las desviaciones del pie, sin necesidad de utilizar un calzado especial. Las ventajas de las plantillas están en su costo sensiblemente inferior y en que se pueden utilizar con varios pares de calzados, por lo que resultan una opción muy económica. Las desventajas están en que las plantillas tienen una menor vida útil y los resultados que ofrecen no son tan efectivos como los de los zapatos especiales, además de que pueden ofrecer problemas para mantenerse en su posición.

Las ventajas de los zapatos ortóticos están en que son realizados a la medida del pie, siguiendo su forma y su duración y ajuste son mucho mejores. La desventaja está en el costo de los mismos y en que implica utilizar siempre los mismos zapatos o nos vemos obligados a un gasto todavía mayor.

Deja un comentario

dieciseis − dos =

Cerrar menú